------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

martes, 30 de abril de 2013

Historias de palomas

En estos momentos, cuando en Gran Canaria aun quedan algunas horas para que se cierre el concurso,  tengo comprobadas en mi palomar siete palomas del segundo altamar insular (445 Kms. aprox). Sin la menor duda, este resultado ha sido la mejor despedida que podía llevarme de la colombofilia de mi Isla, de la cual estaré apartado, a la fuerza, durante una temporadita... que esperemos que no sea muy larga. De todas formas... una par de palomitas del Atlantis... tampoco serían mal recibidas... je,je,je,je.

Como suelo repetir con frecuencia, en este deporte, por mucho que a los colombófilos nos guste sacar pecho de nuestros resultados, las verdaderas protagonistas siempre son las palomas y entre las regresadas de este último altamar insular se han juntado varias heroínas con historias dignas de ser contadas... ahí van algunas de ellas... 

Una de las recibidas en este altamar es un macho "Buijk", que perdí educándolo en el palomar y no apareció de vuelta por casa hasta casi un año después... hecho una basura y con un olor a cuadra que tiraba para atrás. Evidentemente, ya no lo pude volar en esa campaña, pues no estaba ni censado ni dentro de las listas del club. Tras recuperarlo medianamente, lo puse con los viajeros, para ver si era posible "reconducirlo" a la disciplina del palomar, a pesar de haber estado tantos meses viviendo en libertad, y con la idea de viajarlo al año siguiente. La cosa no fue fácil... salía a volar sin problemas, pero costaba horrores que entrara, por mucha hambre que le hiciera pasar. Se ve que ya estaba acostumbrado a "los malos tiempos"... je,je,je. Para colmo, parece que no le gustaba el palomar donde lo tenía alojado y, desde que podía, se me colaba en el palomar de los machos reproductores...  Está claro que prefería la vida de escaqueo que llevan los repros que el curro diario de los viajeros. Tras pelear algunos meses con él, conseguí hacerle recordar que era una paloma mensajera y no una "paloma católica", de esas que están todo el día rondado por las iglesias del pueblo. Este año lo censé y lo puse a viajar con el resto del equipo... tres Morro Jable, dos Gran Tarajal, un Puerto del Rosario y un Altamar se ha comido el muchacho en 2013... seguro que se habrá arrepentido mil veces del día que decidió dejar el tejado de la iglesia para volver a casa... je,je,je,je.

Luego está la belga de Sibille. La historia de esta paloma tampoco se queda atrás. A pesar de la anilla belga (2007) nació en Francia... pero allí nadie la quería, porque era hembra y su dueño sólo viaja viudos. Tan poco era el aprecio que le hacían, que ni siquiera dedicaron unos minutos a hacerle el pedigree correspondiente. Su futuro estaba en el "palomar de atrás"... donde, seguramente, acabaría siendo vendida o regalada a algún colega y así fue... Su dueño se la regalo a Thierry Sibille, que necesitaba una hembra para sus viudos, y, de esta forma, pasó del "palomar de atrás" de su dueño al palomar de "hembras de viudos" de Sibille, lo que tampoco es un gran progreso.  Allí pasó unos cuantos años, hasta que, en uno de mis viajes a Bélgica, estando en casa de Sibille y necesitado de una hembra adecuada para completar una pareja, puso rumbo a Canarias la citada hembra. Pasados algunos meses, la paloma llegó a mi palomar (septiembre de 2010). La emparejé en 2011 y luego en 2012... pero se ve que Canarias no le mola... y no puso nunca un huevo en todo este tiempo. Ante una "actitud tan negativa" por su parte.... je,je,je,je... decidí darle la oportunidad a mis vecinos de que criaran con ella... je,je,je,je... por lo que la solté, pensando que se iría de mi palomar, pero ya se pueden imaginar lo que es capaz de hacer en el aire una paloma que nunca ha volado en libertad y que ya tiene cinco años de edad... dos vueltas y al techo. Visto lo visto, decidí que fueran los colombófilos del sur de la Isla los que disfrutaran de ella... y le di a nuestra "belga vieja" la oportunidad de conocer el Faro de Maspalomas en primera persona y con viaje individual... a los cuatro días la tenía de vuelta en casa... y atacada por un halcón... se ve que tampoco le gustó Maspalomas... je,je,je,je. Con todo lo que había pasado el animalito y aun se empeñaba en seguir en mi palomar... ufff!!!!!!. Está claro que estaba ante una palomita "especial", así que decidí incluirla en el equipo de viaje y "premiarla" con una serie de viajes consecutivos a la bella isla de Fuerteventura... pero fuera de concurso, porque aun no terminaba de confiar en ella... Se portó como una campeona y volvió de todos ellos, siempre sobrada. Lo cierto es que, a la mano, la paloma es excelente y el volar con regularidad le había dado una forma física sobresaliente... pero yo no terminaba de creer en ella, por lo que, a pesar de estar a punto de dejar de competir durante algún tiempo, no la iba a mandar a esta última suelta, pero hablándolo con un amigo me animó a que la mandara, asegurándome que vendría... y aquí la tengo, con tropecientos Fuerteventura este año y un altamar.

Lo que ha pasado con la paloma que ganó el primero de designados de Isas en 2011 y que el domingo regresó del altamar también tiene su miga. Yo no soy de los que creen en esas historias de que las palomas tienen que madurar, ni de los que gustan de reservar pichones de un año para otro. Mis palomas tienen que viajar... que para eso están. Siguiendo esta teoría, la citada paloma se hizo el Open de Isas Canarias y luego empató la campaña general casi completa. Mi idea era prepararla a tope para mandarla luego a Cabo Ghir o Essaouira del año pasado y en eso estaba. Bandera a todas horas... carretera por un tubo... bueno, lo normal en mi palomar para las que van a fondo, pero con tan mala suerte que soltándola a ella sola en uno de estos entrenamientos por la Isla, el pobre animal se tocó contra un cable del tendido eléctrico y la vi caer al fondo de un barranco. Mi primera idea fue ir a buscarla, pero en seguida me di cuenta de que si seguía bajando por allí en lugar de una baja íbamos a tener dos... je,je,je,je... y la tuve que dejar tirada. Pues, una vez más, me vi sorprendido por la excelente capacidad de sufrimiento de estos "bichillos". A los dos días estaba de vuelta en el palomar... con el ala hecha polvo y con un agujero en la parte lateral de sus cuerpo. La cogí sin problemas delante del palomar, pues ya no tenía fuerzas para más. Estaba en casa y con eso había cumplido de sobra. Evidentemente, esa campaña ya había acabado para ella. Este año, ya totalmente recuperada, empezó la temporada con total normalidad. Se hizo todas las sueltas del club hasta el momento en que le tocó "descansar" en casa, para empezar a preparar el fondo de altamar. La verdad es que esta última fase tampoco fue sencilla con esta paloma en concreto. Es un animal con un apego al nido tremendo, de los que te ven pasar por el frente del casillero y ya están "gruñendo", y a poco que me daba la vuelta en la azotea la veía en el sputnik, intentando echarse sobre los huevos. Esto me obligó a darle una ración extra de carretera a ella en concreto, porque en casa era casi imposible hacerla volar más de media hora seguida, aunque también me permitió "buscarle el punto débil" para darle un poquito más de motivación. Para el día del enceste le conseguí un huevo picado y no vean como se vino arriba. Ahora sí que no había quien pasara por "su territorio".... y el domingo los resultados me devolvieron con creces el trabajo realizado ;)

Después de todo lo que acabo de contarles, esta última aventura creo que va a parecer un poco sosa, pero ahí va. Estando hace quince días en el palomar, entrenando las palomas... para no variar, vi como se colaba "una intrusa" en el bando. Tampoco resulta especialmente extraño esto, pues, siendo sábado por la tarde, es habitual que los soltadores de otras Islas liberen algunas palomas perdidas al llegar a los puntos de suelta. Efectivamente, una recuperada... de las que había perdido en nuestro fatídico tercer Morro Jable. Lo cierto es que ya no esperaba recuperar nada más de esa suelta, pues había pasado un mes o algo más de la misma y no es normal que transcurrido tanto tiempo sigan apareciendo palomas. Venía con una nota en la pata... y, fuerte casualidad, la paloma la había cogido en su palomar el soltador de la Isla de La Gomera.... al cual yo suelo visitar cuando vienen a soltar desde Gran Canaria, aunque aquella tarde me había saltado "la costumbre" y me había quedado currando en el palomar.... al final, aunque no fui al punto de suelta, estaba visto que acabaría hablando con él aquella tarde... je,je,je,je. A pesar del tiempo transcurrido desde la suelta, la paloma no había entrado en su palomar hasta unos pocos días antes de que él se viniera para Gran Canaria y me la acababa de soltar desde Las Coloradas minutos antes de que me llegara a casa. La paloma venía en perfecto estado, lo que me hace pensar que antes de haber recalado en casa de Ramón ya había encontrado otro "benefactor". Fuera como fuera... tras quince días de entrenamiento en casa, volvió a la cesta y el domingo estaba de vuelta en casa... junto a su hermana de nido... aunque esta última no ha conocido tan mundo como ella... je,je,je,je.

lunes, 29 de abril de 2013

Para los seguidores del Open Atlantis

Para todos los seguidores del Open Atlantis, comentarles que nuestras palomas, las de las Islas Canarias, ya están en Cádiz. Durante su estancia allí, no se descargarán del barco, permaneciendo perfectamente acomodadas y atendidas en el mismo por nuestro soltador, a la espera de que lleguen las palomas de la Península, para zarpar, posteriormente, durante la tarde noche del martes 30 de abril.

domingo, 28 de abril de 2013

Nuevas sensaciones... en un altamar insular

Meter juntas dos palomitas de altamar (430 Kms), como me sucedió hace quince días,... no estuvo nada mal... hay que reconocerlo, pero meter cuatro juntas, como me ha pasado hoy, ha estado mucho, pero que mucho mejor... je,je,je,je,je. Cuatro seguidas y a las 14:14, hora nada habitual para mis palomitas que siempre han sido, más bien, de media tarde para la noche.... y todavía nos queda día por delante, además del lunes y el martes... que gustazo.

Hoy se ha dado tan bien la cosa, que hay para todos los gustos y colores, entre las palomas recibidas en mi palomar... Vino la hembra con la que gané hace algo más de un año el primer premio de designados en el Sacrificio de Isas, que proviene, para no variar, de las líneas de Francisco Sanabria.

"Mami". 1er Premio Designados Isas 2011 y 2º Altamar Insular 2013.

Regresaron cuatro descendientes del "Tyson", dos nietas y dos de sus hijos, estos últimos nacidos de un cruce con la hembra de Piet van de Merwe (100% holandeses y ambos vendidos en esta misma web para la Península... aunque a diferentes compradores).

La "van de Merwe". Dos hijos viajados de altamar.

El "Tyson" (dos hijos y dos nietas viajados de altamar).

Por último, comprobé un macho de la línea de los Machiel Buijk, importados directamente de Holanda, y  también vinieron, una vez más, palomas de las de Manuel Abrante (Tenerife) y de las del amigo Thierry Sibille. Casi me hubiera resultado más sencillo contarles de dónde proceden las que no vinieron... je,je,je,je.... que son menos.

jueves, 11 de abril de 2013

Sin respiro...

Casi sin tiempo para superar la "resaca" que produce el meter tres palomitas en una suelta de altamar, ya toca ir preparándose para el segundo altamar insular (21/04) y para el Open Altantis (01/05). Los dos equipos elegidos para estas pruebas ya han empezado su preparación desde hace tiempo y ahora sólo queda "ajustar" los últimos flecos.... y cruzar los dedos. Los del segundo altamar serán, en esta ocasión, casi todos "comunitarios"... líneas holandesas en su mayoría (Buijk, van Geel, Polder, etc.) y tendrán que esmerarse mucho para superar la notable actuación de los "canteranos" en el primer fondo insular. Ninguna de estas palomas irá esta semana a la cesta. En cambio, casi todos los del Open Atlantis, salvo los que ya vinieron del primer altamar, harán este fin de semana su última "excursión" por Fuerteventura (Puerto del Rosario), antes de embarcarse en la aventura de volar cerca de 800 Kms. sobre el mar. Por cierto, los que quieran apuntarse al Open Atlantis, que, por si no lo saben, es la única oportunidad para que esta campaña las palomas grancanarias puedan volar más de 700 Kms. en una suelta de altamar, aun están a tiempo de hacerlo. Aquí les dejo varios enlaces de interés al respecto:

- Bases.
- Teléfono: 622 944 123.

lunes, 8 de abril de 2013

Y esta mañana...

La tercera de altamar llegó durante la mañana de hoy lunes, poco después de las 08:30. Una hembra rodada descendiente, una vez más, de las viejas líneas de Francisco Sanabria (Gran Canaria) y Manuel Abrante (Tenerife). En su pedigree, varias palomas viajadas de gran fondo en Canarias... Casablanca, Safi, Tan-Tan, etc. En resumen, más de lo mismo... je,je,je,je... "palomas de la tierra", como despectivamente las llaman en nuestras Islas algunos "bobilines", aspirantes a colombófilos.

A pesar de tanto lustre y de tanto nombre de sueltas míticas en su pedigree, me gustaría destacar de entre sus antepasados a una paloma que jamás pisó la costa africana. Me refiero a su madre, "la roja vieja". Esta paloma (Sanabria 100%) fue una pichona nacida en mi casa en 2003, la cual estuvo viajando por la línea norte, dirección La Palma, hasta el pasado año 2012, cuando la paré a mitad de campaña, porque se partió un ala... no por decisión propia... je,je,je,je. Hasta ese día, a pesar de los años, era siempre paloma puntera en mi casa, tanto en los concursos como a la hora de salir a entrenar sobre el palomar, donde era fácil de identificar dentro del bando, pues casi no tengo rojos en mi colonia. Los que compiten en Gran Canaria saben lo que significa que una paloma haga nueve campañas, sin parar, en dirección a La Palma (230 Kms.). Eso, a pesar de la poca distancia que les puedan parecer los 230 Kms., está al alcance de muy, muy pocas palomas por estos lares... y menos aun si hablamos de un palomar pequeño, como es el mío, donde las palomas buenas no se pueden "esconder", porque semana a semana hay que ir a la cesta... ya que el banquillo suele ser corto... y malo... je,je,je,je.

En estos momentos, tengo de vuelta tres de las cuatro enviadas a altamar... y, como siempre suele pasar, falta justamente la que para mi era la mejor... una hembrita preciosa, también de los negros de Sanabria. Bueno, me consolaré pensando que, puestos a tener palomas "por fuera", mejor siempre que sean de las buenas... porque así puede uno estar más ilusionado y confiado en que regresarán... je,je,je,je.

Además del fondo

Ayer, no sólo se soltó de fondo... je,je,je,je... aunque lo parezca. En mi caso, esperaba palomas de dos sueltas más: Ajuy (Fuerteventura) y Puerto de la Cruz (Tenerife). En principio, dos sueltas sin mayores complicaciones... pero la cosa no resultó tan sencilla como se podía prever.

Donde primero empezó a complicarse todo fue en la suelta de Ajuy... por diversos problemas, no se pudo soltar el sábado, posponiéndose la suelta para el domingo, y, además, tuvimos que "mover" el punto de suelta hasta Puerto del Rosario. Ya en la mañana del domingo, las cosas siguieron "saliendo rana"... Las palomas de los clubes que estaban soltando antes que nosotros no terminaban de marcharse del punto de suelta y eso fue generando un retraso importante en la siguientes liberaciones. Con este "atasco de palomas", no pudimos soltar las nuestras hasta casi las 12 del mediodía. A mi eso no me resulta relevante, pues las palomas aun tenían por delante casi ocho horas de luz para cubrir los 170 Kms., aproximadamente, que separan Puerto del Rosario de mi palomar, pero iba pasando el tiempo y no se comprobaba ninguna paloma en el club... qué mal rollo... Finalmente, con una velocidad bastante baja y más de dos horas de vuelo, fueron apareciendo las primeras palomas de Puerto del Rosario y, poco a poco, cada una "se fue colocando en su lugar". Por los datos que dan los compañeros, parece que todo quedó en un simple susto. Yo tengo de vuelta en casa las ocho que envié, con cerca de dos horas y media de vuelo para las primeras comprobadas.

También el domingo, desde Puerto de la Cruz, más suspense todavía. Suelta retrasada por el mismo motivo que en Puerto del Rosario, aunque en este caso nuestro turno nos permitió soltar algo antes, cerca de las 11:30. En esta suelta, donde se suelen hacer unas velocidades muy buenas, también tardaron mucho en entrar las palomas, pero, a diferencia de Puerto del Rosario, donde tardaron en entrar, pero, una vez que llegaron las primeras, fueron apareciendo todas las demás casi juntas, aquí tardaron y, además, fueron llegando muy dispersas entre sí. Yo metí la última a las 19:55. En mi caso, tengo 16 de 18. Faltando dos pichonas de fuera de concurso.

En resumen, un día de sufrimientos y de intriga, por saber dónde andarían metidas nuestras palomas, pero, en general, con un final feliz.... y esto no ha hecho más que empezar :)

Haciendo justicia

En relación a una de las palomas que comprobé ayer de altamar, indicaba en el anterior comentario que procedía de las líneas de Manual Abrante (Tenerife), pero siendo justo conviene aclarar que la misma es, realmente, 50% de las palomas de Abrante y 50% de las líneas de Juan Sosa, de San José, en Gran Canaria, otro clásico del fondo en mi Isla.

Creo que vale la pena dedicar unos momentos a explicar cómo llegaron las palomas de Sosa a mi casa, porque, una vez más, se confirma la "norma básica" en colombofilia de que son los buenos amigos los que te llevan a las buenas palomas. La historia comienza con una llamada telefónica de un amigo diciéndome que Sosa tenía palomas a la venta. Mi reacción no fue de gran entusiasmo al oírlo, pues en casa hay reproductoras para mi y para tres o cuatro palomares más, además de que, tengo que confesarlo, en aquellos momentos, no sabía ni siquiera quién era el tal Sosa, para que vamos a mentir... je,je,je,je. La respuesta de mi compañero fue rotunda, cuando le dije que no sabía quién era Sosa,... "es el culpable de que yo tenga más segundos premios de fondo que primeros", je,je,je... contundente, sin duda. Con ese argumento tan "convincente" y teniendo en cuenta que mi colega es uno de los que no perdonan cuando llega el fondo y el gran fondo, ya no podía decir que no y me quedé con una pareja de las citadas palomas en venta, pero ahí no acaba la peculiaridad de toda esta historia. Como nos venía fatal pasarnos por casa de Sosa a buscar las palomas, otro amigo se encargó de ello. Él nos comentó qué es lo que estaba en venta, en base a lo que había viajado cada una de las palomas, y nosotros elegimos. Bueno, pues ya sólo quedaba esperar que este segundo amigo pasara a buscar las palomas "encargadas", pero aun quedaban más sorpresas. Cuando me trajeron las palomas... no eran ninguna de las que yo había elegido... je,je,je,je,je. Ante mi extrañeza, el colega que las había ido a buscar me comentó que las palomas que yo había elegido, aunque muy bien viajadas, no estaban en buenas condiciones y ya eran muy viejas para poder criar nada bueno con ellas, por eso, sobre la marcha, decidió escoger otras dos que a él le gustaron más y que eran mucho más jóvenes que las anteriores. Tras toda esta "peripecia", llegaron a mi casa dos palomas preciosas en la mano: un macho azul y una hembra mora. Esta última es la madre del que ayer llegó de altamar.

Toda esta historia la cuento por dos cosas... primero, porque pienso que hay que rendir tributo a los buenos amigos y, segundo, porque creo que debemos ser capaces de ver y valorar en su justa medida las buenas palomas que se cultivan en nuestras Islas. Opino que debemos respetar tanto a los Abrante, Sosa,... o cualquier otro nombre importante de nuestras Islas... como lo hacemos con los Bruggeman, Polder, Van Geel, Hagens, etc.... porque los resultados ahí están y eso es lo único que es totalmente incuestionable dentro de nuestra afición.

domingo, 7 de abril de 2013

La recompensa

Hablando hace unas semanas con un compañero de club, un tipo veterano en esto de la colombofilia, me relataba la gran emoción que hace años había sentido al comprobar tres palomas juntas desde Sidi Ifni. La verdad que parece increíble como tres animalitos pueden permanecer volando juntos durante más de 500 Kms.

Yo esta tarde no he conseguido llegar a tanto... pero me he podido dar un buen "gustazo" al comprobar dos palomas juntas en el primer altamar insular de este año, desde algo más de 430 Kms., en dirección a Cádiz.

La primera que pasó por el reloj, diez segundos antes que la segunda, es otra descendiente más de las viejas palomas de Manuel Abrante, de Tenerife, que en mi casa ya han dado muchas alegrías, especialmente en las sueltas de fondo y gran fondo. Mirando el pedigree de esta paloma encontramos que su padre ya viajó de altamar, su abuela de Cabo Ghir, su bisabuelo de Jadida, dos de sus tatarabuelas desde Cabo Jubi y una de sus "retatarabuelas", o como se diga, desde Sidi Ifni... ya saben lo que siempre digo: hijo de gatos... caza ratones... por coj... je,je,je,je.

La segunda ya la conocen, porque no hace mucho he hablado de ella en esta misma página, pues fue la primera comprobada en mi casa en el Open de Isas Canarias, disputado en enero de este mismo año. En este enlace les dejo lo que comentaba sobre ella en aquel momento... Isas. Esta pichona es una descendiente directa de las palomas de campeón grancanario Carmelo Ponce.

Mañana colgaré algunas fotos de estos dos "caracoles".... que se han pasado todo lo que va de campaña "escondidos" en el fondo de las clasificaciones sociales, a la espera de que llegaran las "etapas de montaña"... je,je,je,je

miércoles, 3 de abril de 2013

Triplete

Este próximo fin de semana rizamos el rizo y no serán dos, sino tres, las sueltas que tendremos en un mismo fin de semana.

El sábado, con Iniciativa Isleña, estrenaremos punto de suelta yendo a Ajuy. Esta localidad majorera se encuentra en la costa oeste de la isla de Fuerteventura, al  norte de Gran Tarajal, y a mi palomar da unos 140 Kms. Si no me falla el dato, creo que ningún club de Gran Canaria suelta desde el oeste de Fuerteventura. Nosotros ya probamos el año pasado soltando desde El Cotillo, con un resultado sobresaliente.

El domingo empezamos el día con un clásico de la ruta Norte, como es la suelta de Puerto de la Cruz (Tenerife). Tradicionalmente, este punto de suelta es el mejor de toda esta línea de vuelo y es raro perder palomas desde aquí, por lo que se espera una buena recepción y altas velocidades. En Kms., a mi palomar, sobrepasa por poco los 100.

Cerraremos el domingo con el primer fondo insular desde altamar (dirección Cádiz). Como siempre, la distancia no se sabrá hasta realizada la suelta, pero podría rondar los 450 Kms. Eso, para nuestra colombofilia isleña, ya son palabras mayores... y empezaremos a vivir la primeras emociones fuertes del año.

Lo del triplete, sobre la mesa y para contarlo en la web, queda muy bonito... je,je,je,je... pero no veas lo que supone a la hora de manejar el palomar durante la semana. Por una lado, las palomas de Puerto de la Cruz, que se supone que deben ir como motos, para una suelta que seguro tendrá altas velocidades... volar mucho... pero sin agotarse, comer energético... pero sin engordar, etc. Luego las de Ajuy... que van "a pasar el rato"... deben coger horas de cesta y de vuelo, regresando sin problemas, a su ritmo, porque es su última prueba antes de ir al segundo altamar insular. Esas tienen que ir gordas "como vacas", pasadas de horas de vuelo en casa, casi agotadas de tanta carga de entrenamiento... porque aun están en la fase de "llenar la cuenta corriente"... que ya vaciarán, posteriormente, en el fondo insular de dentro de 20 días. Es decir, casi todo lo contrario a las de Puerto de la Cruz. Por último, están las que este finde volarán el primer altamar. Esas ya deben tener la cuenta corriente "rebosante". Siguen cargando horas de entrenamiento en sus alas, pero ya van dejando hueco para el reposo y el relax de las últimas horas antes de la cesta. Tienen una preparación similar a las que van a Ajuy, pero hacen, casi a diario, durante esta última semana, alguna suelta corta dentro de la Isla. Con lo que les cuento, ya se pueden imaginar el trajín que llevo en estos últimos días, pero, como se suele decir,... "sarna con gusto no pica"... je,je,je,je... ahora sólo queda que los resultados del fin de semana recompensen el esfuerzo realizado... aunque sólo sea un poquito... je,je,je,je. 

2º Gran Tarajal

El pasado fin de semana volvimos a Gran Tarajal con Iniciativa Isleña. De nuevo, una experiencia "relajante". Todas las palomas de vuelta en casa sin novedad. Las mías hicieron unas dos horas de vuelo, a más de 1000 m/m, lo que me parece una muy buena preparación para los fondos insulares que se celebrarán a lo largo de este mismo mes... y todo ello con una sola noche de cesta. Las palomas fueron encestadas el viernes noche, llegaron a su destino al amanecer del sábado y, a las pocas horas, ya estaban volando de vuelta a casa. Otro dato a reseñar es la excelente acogida que este tipo de recogidas está teniendo entre el resto de compañeros de otros clubes de la Isla, que mandan con nosotros sus palomas a modo de entrenamiento. En esta última prueba, el número de palomas para entrenamiento fue sólo ligeramente inferior al número de palomas enviadas a concurso.