------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

jueves, 7 de diciembre de 2017

Reproductores y viajeros

Repaso con frecuencia los viejos artículos del colombófilo holandés Ad Schaerlaeckens porque siempre encuentro en ellos algo que inicialmente había pasado por alto en una primera lectura. Hoy concretamente estaba releyendo uno en relación a cómo "identificar" a un buen reproductor dentro de nuestro palomar y lo importantes que son los buenos viajeros en esta tarea. Ad cierra el artículo con estas cuatro frases que para mí resumen con absoluta sencillez y máxima claridad cómo se debe proceder en estos casos...

"Algunas personas me preguntan: ¿Cómo puede el colombófilo X mantenerse arriba durante tantos años de forma consecutiva?. Mi respuesta es simple. Ellos jamás vendieron a sus mejores viajeros, por mucho dinero que les hayan ofrecido. No los vendieron porque saben que los necesitan para renovar su cuadro de reproducción. Ante esta respuesta la siguiente conclusión es evidente... ¿Por qué algunos colombófilos desaparecen por completo de la cabeza de las listas tras volar algunos años fabulosamente?. Porque ellos se dejaron tentar por el dinero y sí que vendieron a sus mejores viajeros. Se guardaron hermanos y hermanas y criaron a partir de ellos, pero desafortunadamente, o mejor sería decir afortunadamente, la colombofilia no es tan simple como eso".

Aunque yo soy un competidor de medio pelo y mi ejemplo no es que pueda aportar gran cosa a esta "ciencia" en mi caso se cumple al 100% lo que indica Schaerlaeckens... grandes viajeros siempre fueron, posteriormente o incluso al mismo tiempo que volaban, excelentes reproductores.... y que gusto da mirar el pedigree, por ejemplo, de un pichón que acaba de regresar de un vuelo de altamar y comprobar que antes que él esa gesta ya la repitieron su tatarabuelo, su bisabuelo, su abuelo y su madre... ya conocen el dicho... "hijo de gato caza ratones".  Cada vez que sale este tema no puede por menos que acordarme de este artículo que publiqué aquí mismo hace ya casi seis años (pinchando en el enlace a continuación pueden leer completo el artículo al que me refiero): El significado de los nombres.

No hay comentarios: