miércoles, 18 de mayo de 2016

Canarias Style

Anoche cerramos en Madrid el segundo fondo del año. Por kilometraje fue el segundo del calendario, pero por dureza me atrevería a decir que realmente fue el primero... el primer "fondo de verdad" de la temporada. En nuestra anterior visita a Faro las primeras palomas habían marcado, si no recuerdo mal, más de 1.200 mm y en cuestión de hora y media ya teníamos cerrado el 30%. En esta ocasión fue muy diferente. A priori, la suelta pintaba perfecta... en la cesta casi 2.000 palomas de todos los clubes de Madrid y de compañeros de otras provincias cercanas... en cuanto al tiempo... temperatura fresca y cielo despejado... en cuanto a las palomas... confiábamos en que siendo un punto de suelta "repetido" hacía menos de un mes saldrían como tiros hacia sus palomares. En resumen, que todo hacía pensar en otro fondo "a la madrileña", pero, como de palomas sabemos poco o nada, la cosa fue justamente lo contrario. De un fondo a la madrileña pasamos a un fondo a lo "Canarias Style". Las primeras noticias llegaron desde Extremadura y no eran demasiado favorables. A pesar de tener casi la mitad de kilometraje que los palomares de Madrid, estaban picando sus primeras palomas a poco más de 1.000 mm. Fue corriendo la tarde y no aparecían palomas en los palomares que estamos por encima de los 500 Kms... y la velocidad iba siendo cada vez menor, hasta que alguien anunció las primeras comprobaciones, pasados pocos minutos de las cuatro de la tarde, lo que supone (aproximadamente, ya que aun no se han abierto los relojes) unos 1.130 mm. No era bueno, pero tampoco un desastre. Ahora sólo quedaba que llegara el resto del bando, pero la cosa no fue tan sencilla. No hubo tal bando que repartiera palomas para todos los palomares. Fueron cayendo animales a cuentagotas hasta caer la noche y al final del día el recuento "oficioso" podía que no llegara ni al 50% de comprobaciones, calculándose el cierre del 30% en torno a las 19:30 de la tarde del domingo. Lo que ya no fue tan "Canarias Style" fue el segundo día de concurso. Como ya bien saben los que vuelan en las Islas, allí el segundo día apenas devuelve una decena de palomas cuando hablamos de más de mil quinientas encestadas en, por ejemplo, un fondo de altamar. En cambio aquí la cosa es muy distinta y en el segundo día hubo gente a la que le entraron tantas o más palomas que las que había comprobado el día de la suelta, por tanto, hubo "meneo", pero tampoco demasiado... je,je,je,je,je. En mi palomar la cosa no fue nada mal, quizás porque la suelta les recordó a las de las Islas, en el día comprobé ocho de las diez encestadas. La primera a las 17:01, con algo más de 1.000 mm, y la última a las 21:30. Al día siguiente recibí otra más. Como dato curioso y aunque sea algo totalmente "secundario" las siete primeras comprobadas correspondían a las siete primeras designadas de la lista... menuda potra... je,je,je,je.