lunes, 11 de mayo de 2015

Con el miedo en el cuerpo

Como ya les comentaba hace unos días este fin de semana tocaba otra suelta de fondo, esta vez desde Portimao (580 Kms.), en el sur de Portugal. La predicción meteorológica pintaba muy diferente a la del anterior fondo y a medida que se acercaba el domingo la cosa se iba poniendo más "caliente", llegando incluso las predicciones a dar más de 35º grados en la ruta de vuelta a casa. Como era de esperar, esto se notó y mucho en el resultado de la suelta. Ya no hubo opción para las palomas que gustan de volar a más de 1500 mm y según pasaban las horas la cosa iba quedándose más cerca de los 1.000 mm que de los 1.500. Las primeras palomas parece que superaron por poco los 1.150 mm, de acuerdo a las primeras estimaciones, pues el concurso sigue abierto hasta mañana por la noche, en la modalidad de seguridad, y los relojes no se abrirán hasta el próximo miércoles. Al final del primer día se rondó el 30% de recepción en el club, sobre poco más de mil palomas que se habían encestado. En mi palomar la cosa no fue demasiado bien, sólo cuatro palomas el primer día, de 28 encestadas... algo más de un 16%... Este porcentaje si hubiera estado volando en Canarias y en una suelta como esta... más de 500 Kms, más de 30º de temperatura, nada de viento, aire caliente, etc... hubiera sido todo un éxito y me hubiera ido a la cama feliz como una perdiz, pero es que allí juegas en cada fondo con cuatro o cinco palomitas encestadas, por lo que marcar una o dos te deja encantado de la vida y sólo has perdido dos o tres, pero aquí, dejándome llevar por la "inercia" de lo que vivimos en el primer fondo, iba casi con el palomar al completo, por lo que recibir sólo cuatro palomas era decir adiós anticipadamente a la temporada, cosa que ciertamente no entraba para nada en mis planes. Me ayudó a conciliar algo mejor el sueño el hablar con algunos compañeros de club que me contaron cómo es la "forma de volar" que tienen aquí las palomas en este tipo de sueltas. Ambos me tranquilizaron diciéndome que no me preocupara, que al día siguiente llegarían muchísimas palomas, probablemente se comprobaría el 70% o el 80% de las encestadas una vez que se cerrara el concurso. Uno, que sigue con mentalidad isleña, no termina de creerse estas cosas... hasta que no las ve con sus propios ojos. Esta mañana antes de la ocho ya empecé a comprobar palomas. Sólo durante lo que es la mañana de hoy comprobé catorce más y la mayoría de ellas en un estado impecable. Incluso dos llegaron juntas. En total, hasta eso de las tres de la tarde, tenía comprobadas 18 de 28 encestadas, algo más del 60%... joooer eso es otra cosa. Así que esta noche toca recuperar el sueño que perdí ayer... je,je,je,je