jueves, 23 de abril de 2015

Las palomas - Las personas

A raíz de lo que publicaba ayer en el Blog, sobre la dieta que doy a mis palomas antes de los fondos (muy alta en materia grasa), me escribe un lector indicándome que no es correcto sobrecargar de grasas a las palomas ante este tipo de pruebas y que lo que se debe suministrar es una elevada cantidad de hidratos de carbono, normalmente maíz. En mi opinión, que evidentemente no coincide con la de este lector, este tipo de aseveraciones, que me parecen totalmente respetables y que seguro que a muchos les irá de maravilla aplicándolas, creo que parten de la premisa equivocada de que palomas y humanos funcionamos de forma similar a la hora de realizar esfuerzos físicos. Me viene al pelo para argumentar este tema un artículo de Peter Mulder, traducido al español por Carlos Padín Cores para www.thepigeonsite.com, que indica bien a las claras qué aportan las grasas y qué aportan los hidratos de carbono a las palomas ... copio a continuación un extracto del mismo:

"Los seres humanos, durante un esfuerzo considerable, utilizan hasta el 60% de sus hidratos de carbono, las palomas son diferentes. El hígado produce glucógeno con el fin de mantener el cuerpo caliente. Si incluimos en la limentación de nuestras palomas un porcentaje mayor de azúcares del que ellas necesitan diariamente, el hígado también puede elaborar ácidos grasos a partir de estos. La sangre los transportará a las fibras musculares rojas. Una porción del glucógeno es transportada por la sangre a las fibras musculares blancas. Una paloma tiene aproximadamente un 15% de fibras musculares blancas y un 85% de rojas. Esto es mucho más que un pollo, que tiene prácticamente el 100% de fibras blancas. Podemos encontrar muchas fibras musculares rojas en el pecho de la paloma. (Nota del traductor: La fibra muscular roja tiene más vasos sanguíneos y mitocondrias, resultando de color rojo. La fibra muscular blanca tiene un contenido menor, mostrando una tonalidad más clara. La fibra muscular blanca tiene la capacidad de extenderse hasta cuatro veces más y contraerse de 2 a 3 veces más rápido. Por eso también se la conoce como fibra de contracción rápida, mientras que la roja es conocida como fibra muscular de contracción lenta. En el deporte humano, el tipo blanco (contracción rápida) es lo que buscan los velocistas o corredores de corta distancia, mientras que el tipo rojo (contracción lenta), que requiere menos energía para poder trabajar, es buscado por corredores de maratón y ciclistas). Si nos aseguramos de que justo antes del concurso un porcentaje elevado de glucosa se encuentre almacenado en forma de glucógeno, podremos conseguir que el combustible se queme más rápido. Del mismo modo, el hígado podrá producir mayor cantidad de ácidos grasos. Parece que esto tiene mucho sentido. Pero en realidad, sólo proporciona una pequeña ventaja en las carreras cortas. Después de 10 minutos, el combustible presente en la fibra muscular blanca que se encuentra en los pectorales se ha agotado. El combustible almacenado en la fibra del músculo blanco glucógeno) es utilizado por la paloma para alcanzar la altura de vuelo y la velocidad en la partida. Después de utilizar los azúcares rápidos, las "astillas" que utilizaríamos para encender una barbacoa, usará los almacenados en la sangre y el hígado. Cuando se agota la glucosa, las enzimas procesan los disacáridos y, finalmente, los polisacáridos se dividen convirtiéndose en monosacáridos. Cuando se agotan al 100% los “azúcares rápidos”, los ácidos grasos constituidos en el hígado a base de transformar el exceso de azúcar en la dieta, pasarán a ser los suministradores de combustible. Algunos de estos se encuentran todavía presentes en la sangre, ya que estaban de camino a las fibras musculares rojas, pero aún no se habían almacenado allí. Serán los primeros en ser usados. Después de un corto período de tiempo, entran en juego los ácidos grasos almacenados en las fibras musculares rojas. Tras un promedio de 40 a 60 minutos de vuelo, la paloma está utilizando, exclusivamente, los ácidos grasos almacenados en las fibras musculares rojas. Las grasas tienen la ventaja de dejar pocos residuos en el torrente sanguíneo tras ser quemadas como combustible, aunque se queman más despacio que el glucógeno. La paloma puede volar más rápido (aleteos por minuto) usando el glucógeno, pero los ácidos grasos producen más energía. Las grasas entregan 9´2 Kilocalorías por Kilogramo, mientras que los carbohidratos dejan 4´0 Kilocalorías por Kilogramo... La paloma utiliza en primer lugar, la glucosa y el glucógeno después echa mano de las grasas. Cuando el ave ha utilizado todos sus ácidos grasos, usará cualquier glucógeno restante. Cuando éstos se agotan, comenzará a utilizar “el carácter”. Es decir, comienza a utilizar su propio cuerpo; quemando la proteína presente en sus propios músculos. Hay muchas palomas con poco "carácter". Éstas pararán a descansar o en busca de agua y comida. Si aún así vuelven a casa, será demasiado tarde. Las aves "con carácter" seguirán adelante. La combustión de proteínas o músculo va de la mano con los calambres musculares y es muy desagradable para la paloma."

Por eso mismo es por lo que mis guerreras hoy andan "engrasadas como mecánicos"... porque saben lo que les espera el fin de semana... je,je,je,je

2 comentarios:

George Orwell dijo...

Muy interesante el artículo.
Sabes donde puedo consultar sistemas de medicación y alimentación?
Ando empezando y me encuentro con que me recomiendan sistemas casi opuestos, no sé si es por distintas formas de entender la colombofilia, por gente que da consejos envenenados o por las dos cosas....

Gustavo Medina González dijo...

Ufff!!!! no sabría decirte. Yo creo que cada uno debe ir montando su método con un poco de aquí y de allí, con lo que vaya escuchando o leyendo, pero siendo siempre crítico con la información recibida, y con lo que la práctica en tu palomar te vaya enseñando, que en mi opinión es la mejor maestra de todas.