domingo, 5 de abril de 2015

Cuenta atrás...

Contando desde hoy nos quedan veintiún días para el primer fondo en Madrid. Si estuviera volando en Canarias sabría lo que toca hacer ahora... el método ya estaba rodado y no había que cambiar ningún detalle... palomas en posición, mucho vuelo, mucha grasa, mucho cardi, mucha carretera... y los resultados solían llegar, pero aquí la cosa es distinta, muy distinta. Ya les he hablado de los porcentajes de recepción, que multiplican por cuatro o cinco los que tendríamos en las Islas en una prueba de similar kilometraje, pero hay otra cosa que me llama la atención. Me refiero al número de palomas encestadas por cada colombófilo. Analizando los resultados de años anteriores me deja asombrado ver como palomares que encestan 50 palomas a una velocidad van con esas mismas 50 a un fondo... y cuando hablo de 50 es por dar una cifra media, porque luego hay palomares que juegan en estas pruebas con más de cien palomas por suelta. Yo tengo claro que nadie en Canarias tendría 100 palomas listas al mismo tiempo para volar, por ejemplo, un altamar... más aun, quizás no las tendrá siquiera a lo largo de toda su vida como colombófilo, pero aquí, por el contrario, no es extraño ver esto que les comento y lo más "fuerte" no es que las encesten sino es que luego las pueden llegar a comprobar... si no todas, si en un altísimo porcetanje. Para completar este dato les comento otra cosa que seguro que a los canarios también les sonará a ciencia ficción. Preguntando a los compañeros de club sobre cuántos fondos/gran fondos suelen dar a sus yearlings la respuesta más común fue... "todos"... jooerr... eso quiere decir que les meten, si tomamos como base el calendario del año pasado (2014), tres sueltas por encima de 500 Kms. y luego dos más por encima de 600 kms. En resumen, que ahora mismo estoy tan desorientado como si hubiera caido en Marte... o aun más lejos.

Como en colombofilia no hay nada peor que el no tener un método de trabajo... ya sea bueno, regular o malo... al menos este año las palomas en mi casa se van a preparar "a la canaria", es decir, con los mismos parámetros que lo hacía en Gran Canaria... y luego será la cesta la que empiece a indicar si vamos por el camino bueno o con "la proa pa´l marisco". Ya les iré contando. Por ejemplo, hoy tocó dos horitas de vuelo, 33% de cardi en los comederos... que, por cierto, aquí se llama "cártamo", algo que aprendí después de recorrer no se cuanto graneros sin que nadie supiera lo que era el cardi, y todo aderezado con un buen pelotazo de aceite de girasol directo sobre la mezcla... je,je,je,je... dieta de ultrafondistas ;)