lunes, 2 de marzo de 2015

En la carretera

Este fin de semana me he hecho unos 900 Kms. (entre viernes, sábado y domingo) a cuenta de las palomas... ya saben eso de que sarna con gusto no pica.

El viernes rumbo al Valle del Jerte para al día siguiente estar presente en la charla de Jos Thoné. Tenía curiosidad en conocerlo por lo que creo que ya les he comentado aquí mismo otras veces. Cuando uno en Bélgica habla de cualquier campeón de allí o de Holanda todo son críticas... gana porque está bien situado, gana porque dopa a las palomas, gana porque hace trampas, gana porque es de los afines a la Nacional, etc. Esto es así nombres a quien nombres... salvo a Thoné, al que hasta la fecha todo el mundo califica como un auténtico campeón. La verdad es que no me decepcionó. Parece un buen tipo, que se toma esto en serio, pero sin darse grandes aires ni ir de sabio de la colombofilia. Algunas cosas interesantes que comentó... siempre bajo mi punto de vista:

  • Un sólo tipo de comida para todo el año... y no sabe exactamente qué granos lleva... je,je,je,je. Tuvo que preguntarlo al represante de la casa comercial que estaba también allí. Por lo porcentajes que indicó posteriormente el representante de la marca parece una mezcla "normalita".
  • Nunca usa cebada.
  • Nunca usa depurativa.
  • No cree en esos ciclos de ir subiendo la "potencia" de la comida a lo largo de la semana. Una vez en campaña siempre da su misma comida base.
  • Añade ciertos granos según el tipo de concursos a los que envía a sus palomas. Maíz en las sueltas de velocidad, guisantes en las sueltas con mal tiempo, girasol, linaza, colza, etc... cuando va al fondo y gran fondo.
  • Vuela sus palomas dos horas al día, en tandas de una hora (mañana y tarde).
  • Les gusta la carretera, pero sin pasarse. Sólo la emplea a principio de temporada para poner el equipo de vuelo en forma y cuando está enseñando a los pichones del año. Con los pichones empieza soltándolos dentro de su mismo pueblo y va aumentando las distancias muy poco a poco, pero no pasa nunca de los 35 Kms. Sólo va a la carretera cuando las palomas vuelan con fuerza sobre el palomar. Entiende que los que vuelan al natural si deben hacer más sueltas de carretera durante la temporada, pero para los viduos basta con hacerle algunas sueltas antes de comenzar los concursos.
  • La mayoría de sus palomas van todas las semanas a la cesta. Mientras está en competición.
  • No cree en las palomas todo terreno. Separa sus palomas por equipos en función de la distancia que pueden y deben volar. Ninguna paloma hace toda la campaña (flipó bastante cuando vio que la gente aquí sí que lo hace... el llevar una paloma a todas las sueltas sin importar la distancia). Las que son buenas en una distancia, por ejemplo, las de velocidad sólo vuelan dichas sueltas y cuando acaba el calendario de velocidad dejan de competir hasta el año siguiente.
  • Para enviar una paloma a gran fondo le suele dar unas seis o siete sueltas previas. Sueltas cortas que suben poco a poco hasta llegar a un 600 (Argenton, Montluçon, etc.). Las últimas tres semanas se queda volando en casa y no va a ninguna suelta.
El sabado noche regresé para casa y el domingo a deshacer lo andado el día anterior y otra vez dirección Extremadura, pero sólo hasta dar unos 100 Kms. a mi palomar, en plena provincia de Toledo, como último entrenamiento de mis pichones a una semana justa para que empiece por aquí la competición. Me imagino a la gente de Canarias descojonada al ver lo que aquí se entiende por entrenamientos... je,je,je,je,je,je... 100 Kms para nosotros en las Islas ya es todo un señor concurso y de los que pueden llevarse por delante a la mitad de tus pichones. Después de esto, el plan para el resto de la semana es un poco más de lo mismo... mucho vuelo en casa para ellas y yo a seguir comiéndome las uñas pensando en cómo saldrá la cosa este fin de semana... nervios de debutante... y muchos. A ver cómo nos adaptamos, tanto mis palomas como yo, a la vida en la "Capital".... je,je,je,je,je.

4 comentarios:

George Orwell dijo...

Interesante resumen, lo que más me ha llamado la atención es la forma de entrenamiento antes de la competición, aquí en Guadalajara (México) la mayoría de los competidores si tienen la posibilidad dan carretera diario entre 40Km y 70km, con un día de descanso en la semana.

Gustavo Medina dijo...

En general, los belgas no son muy amigos de los entrenamientos en carretera. Lo que se suele comentar allí es que esa forma de entrenar sólo es útil si tienes el palomar muy alejado de la línea de vuelo y eso no suele pasar allí, pues las competiciones de velocidad y medio fondo se organizan por clubes que acojen a palomares muy cercanos entre sí y, por ello, las palomas no tienen que salirse de su ruta para llegar a casa. Vuelan todas en la misma dirección y ganan las más "vivas". Luego en el fondo y el gran fondo ya no es tan relevante si la paloma se devía un poco o no. Otro tema relevante para entender lo que es Bélgica es que hay muchísimos clubes y cada socio puede pertenecer a todos los clubes que quiera. De esta forma tienes sueltas casi todos los días de la semana y no necesitas entrenamiento extra, pues puedes mandarlas con cualquier club que te venga bien.
Saludos,

George Orwell dijo...

Aquí ocurre más o menos parecido, en la ciudad de Guadalajara la ruta pasada de pichones compitieron más de 30.000 palomas y hay 14 clubs en la ciudad.Aun así los que obtienen mejores resultados suelen ser los que dan carretera diario. Hay un tema del que he escuchado hablar ultimamente, es todo lo relacionado con el dopaje en las palomas, crees que sea un factor determinante en los resultados?

Gustavo Medina González dijo...

Sobre el dopaje lo que le puedo indicar es que existe y entre más se profesionaliza la colombofilia en un país más abundante es. Sucede tanto en Bélgica como en España, no sé en su país. Sobre la eficacia de los métodos, yo diría que sí que lo son, aunque tampoco quiere decir que esto sea darlo a la paloma y hacer un milagro.
Saludos,