sábado, 31 de enero de 2015

Naturaleza salvaje

Ayer me gocé una escena en mi palomar que ni en los mejores documentales del National Geografic. Estaba dentro del palomar, arreglando la cerradura de una de las puertas después de que las palomas ya habían terminado de entrenar. Muchas estaban dentro y otras por el techo o posadas en la tabla cuando, por sorpresa, un halcón se lanzó sobre ellas y se llevó una que estaba posada en la misma entrada del palomar y a sólo unos centímetros de mí. Aunque pasó realmente cerca de donde yo estaba, debido a la forma del palomar el halcón no pudo verme y confiado lo único que se le ocurrió fue bajarse de la tablilla con la paloma entre las garras y posarse en el suelo delante del palomar, supongo que para intentar rematarla. Ahí fue donde me dio tiempo de salir para ponerlo en fuga y salvar a la "víctima". Por suerte, el "documental" acabó con final feliz... la paloma está sana y salva y sin apenas señales del ataque... el halcón se llevó un buen susto y espero que se lo piense antes de volver por aquí. Sin duda, una experiencia espectacular, por lo cerca que sucedió todo, pero casi que preferiría no volverla a vivir... je,je,je,je