sábado, 11 de octubre de 2014

Tuti-fruti

Con esto del cambio de palomar, el cambio de región, el cambio de línea de vuelo, el cambio a la competición "terrestre", etc... la verdad que ando bastante desconcertado sobre qué me puede deparar la competición del año próximo. Leo los posibles puntos de suelta y sus kilometrajes y me quedo helado. Se habla de sueltas de 500 Kms. como si fueran un paseo, se vuela desde más allá de 600 Kms. y comprueban como media un 80% de las palomas encestadas... je,je,je,je... está claro que esto no es como Gran Canaria, donde sufrimos con cualquier suelta, ya sean los 70 Kms. de Santa Cruz de Tenerife, los 230  Kms. de Santa Cruz de La Palma o los 613 de Cabo Ghir. Tanta novedad me ha hecho criar este año de una forma muy diferente a como lo hacía en Canarias. Allí, a pesar de tener muchos reproductores, tenía claro cuáles eran "de confianza" y cuáles eran "de papel". Lo "gordo" se criaba con los de confianza y el resto estaban de complemento, para sacarles un pichoncito que otro. El problema es que aquí ya no sé cuáles son de confianza y cuáles no lo serán, por lo cual he sacado menos a las parejas habituales para tener tiempo de poder criar bastante al resto. Esto me ha llevado a tener un bando de pichones de lo más heterogéneo, un auténtico tuti-fruti, donde ya no me es tan sencillo saber quién es hermano de quien o cuáles son los hijos del "macho bueno". Para colmo, se me ha llenado el palomar de colorines... je,je,je,je... he pasado de ser todo un clásico, con mis rodados y azules... juntos con los "negritos", por supuesto, a ser un  criador de bariolets, rojos, pintos y demás criaturas extrañas... je,je,je,je,je. Espero ir volviendo a mis orígenes poco a poco. Les dejo a continuación una foto de mis renacuajos podándole el jardín al vecino... je,je,je