sábado, 11 de octubre de 2014

Por fin...

Este año en mi palomar todo ha ido con mucho más retraso de lo habitual y la cría no iba a ser una excepción. Hoy acabo de separar los últimos dos pichones de 2014. En total, contando los supervivientes del año pasado, los pichones criados este año y algún que otro reproductor "reciclado" de Canarias tengo unos 65 viajeros para el año que viene, lo que viendo los resultados de campañas anteriores en el club, creo que debería ser más que suficiente para estar entretenido todo el 2015. Por otro parte, me ha llamado la atención que aquí me ha resultado mucho más sencillo el criar tardíos que en Canarias. Me explico. En mi palomar de Gran Canaria no había manera de que los pichones nacidos en el periodo de agosto a octubre, los pocos que ocasionalmente crié, tuvieran un mínimo de "consistencia" y parecieran palomas mensajeras en lugar de gorriones. En cambio en Madrid, con un tiempo supuestamente peor que el de Canarias, mucho más calor en verano y mucho más fresco en otoño, los pichones han nacido totalmente "normales". Misterios de la naturaleza... Ahora sólo queda prepararnos para ivernar, esperando que llegue la primavera y con ella los primeros concursos.