sábado, 11 de octubre de 2014

¿A qué dedicarme?

Cuando volaba en Canarias tenía claro lo que quería hacer con mis palomas... me gustaban las sueltas desde la isla de La Palma... sueltas duras, donde, a pesar de solo tener que volar 230 Kms., las palomas se debían entregar a tope y no todas eran capaces de superar dicha prueba. Por ello, volaba en el que probablemente era el club más duro de mi Isla, especialmente en esta línea de vuelo.

También me gustaba el fondo, sueltas de altamar y sueltas desde la costa de Marruecos. Sueltas muy duras, con distancias de más de 400 Kms. y porcentajes de recepción de menos de un 30%. Con la idea de preparar de la mejor forma posible estas competiciones tenía abierta una segunda licencia en otro club diferente, que sólo volaba en dirección a la costa de Marruecos y que me permitía mover mis palomas justo con más interesaba en cada caso. Nunca me interesaron especialmente esos experimentos desmesurados de más de 800 Kms. sobre el mar, como pueden ser Casablanca o Safi.

En resumen, lo tenía todo bastante controlado... dentro de lo que se puede tener controlado un deporte donde se juega con animales a los cuales puteamos mucho antes, durante e incluso después de ser soltadas cerca del fin del mundo.

Mi problema ahora, al volar en Madrid, es que no sé a que dedicarme. Mirando el plan de vuelos del año pasado en el que será mi club en 2015 tenían seis sueltas de velocidad/medio fondo. Estas son sueltas donde llegan como media un 90% de las palomas encestadas, volando kilometrajes entre 150 y 330 Kms. Las velocidades marcadas llegan a ser de hasta 1.800 m/m. El 30% se cierra en algunos casos antes de cinco minutos.... jooer que quieren que les diga... me da que esto de ver llegar todas las palomas juntas, corre que te corre y en media hora para casa... no es lo mío.

Luego tenemos el fondo, siete sueltas el año pasado. Sueltas de entre 500 y 610 Kms. Los porcentajes de comprobación también son espectaculares:


  1. Portimao: 60,42%                      1.049 m/m
  2. Ayamonte: 81,37%                    1.141 m/m
  3. Porto Covo I: 82,18%                1.212 m/m
  4. Cabo San Vicente I: 83,74%     1.400 m/m
  5. Porto Covo II: 75,86%               1.072 m/m
  6. Cabo San Vicente II: 78,86%    1.320 m/m
Eso supone una media del 77% de recepción y con velocidades siempre por encima de los 1000 m/m... ufff!!!!! de esto tampoco tenemos en Gran Canaria.

Por último, está el gran fondo (dos pruebas estaban previstas en el calendario del año pasado, pero ninguna de ellas se llevó a cabo). Estas sueltas suelen ser aquí un gran problema logístico, porque normalmente supone volar las palomas en rutas "anti naturales", pues de otra forma no hay manera de obtener el kilometraje necesario para organizar competiciones de este tipo. Algunos años se han hecho sueltas desde Francia, en otras campañas se han realizado tentativas desde altamar, pero siguen siendo acciones "descoordinadas", pruebas que no son válidas para los campeonatos generales, lo que hace que mucha gente "se olvide" de ellas, que se pagan por separado y en las cuales se suelen encestar muy pocas palomas y me temo que muchas de ellas simplemente como medida de "pura higiene" del palomar. En mi opinión, en esta zona falta afición por el gran fondo y eso se plasma en la colombofilia que aquí se practica.

Con este panorama en el horizonte... tendré que seguir dándole vueltas al "melón" para ver qué hago con mi futuro colombófilo. A día de hoy creo que lo que haré será empezar como si estuviera compitiendo en Canarias... muchas horas de entreno, sueltas selectivas, comida "dura" y palomas "pesadas". Animales que no tendrán punta de velocidad pero si buenas reservas para cuando lleguen las "sueltas de lo hombres", como solemos decir en Canarias, pero la duda que me asalta es si realmente aquí hará falta prepararse tan intensamente para luego hacer frente a las sueltas supuestamente duras. Si no estaré perdiendo el tiempo preparando animales que realmente no necesitan ninguna preparación especial para afrontar lo que aquí se denominan sueltas de fondo. Como suelen decir los viejos... el conocimiento, hasta que no le entra a uno en el cuerpo, no pasa de ser un mero rumor... así que el año que viene será un año para que el conocimiento de mi nuevo "medio colombófilo" me vaya entrando en el cuerpo... y esperemos que no duela demasiado... je,je,je,je,je