domingo, 1 de septiembre de 2013

Economía

Está claro que la economía es un factor que condiciona todas nuestras acciones en esta vida y la actividad colombófila no iba a ser menos. Continuamente vemos a compañeros que abandonan nuestra afición por no poder mantener su colonia de mensajeras. Yo, a todos los que me encuentro en esta grave situación, siempre les recomiendo que, en lugar de "quitarse de las palomas", opten por reducir el número de viajeras con las que compiten y el de reproductoras que "almacenan" en casa. Hasta ahora esto había sido siempre un "consejo de buena voluntad" por mi parte, pero en estos meses lo he puesto a prueba en mis propias carnes y, la verdad, es que se nota... y mucho. Para muestra, un ejemplo, en relación al consumo de comida... que es uno de los factores que más encarecen la práctica de la colombofilia. En mi palomar de Canarias, cuando estaba a "pleno funcionamiento", me gastaba algo más de 1,5 sacos de comida a la semana (sacos de 25 Kgrs.). Ahora, en Alcalá de Henares, donde en estos momentos tengo nueve parejas de reproductores y los diez pichones que he criado con ellos... el mismo saco de 25 Kgrs. que compré el día que me traje las palomas (hace mes y medio) todavía me dura y le queda algo menos de la mitad. Espero mantener firme en esta "línea de conducta" y no volver a caer en la tentación de ser el "coleccionista colombófilo" que era cuando estaba por las Islas... je,je,je,je.

Por cierto, me parece mentira que la comida de las palomas aquí, donde en toda la provincia pueden haber unos pocos socios más de los que normalmente tendría un club grande de Gran Canaria, sea bastante más barata que en mi Isla... donde tenemos más de 600 licencias y, por tanto, se importan volúmenes mucho mayores de comida, lo que lleva, por descontado, a mejores acuerdos económicos para los distribuidores, pero que luego los compradores no vemos reflejados en el precio. Esto me trae a la memoria lo que leía hace unas semanas en la web de ThePigeonsite.com, pues creo que aplica al 100% en este caso:

"No sé ustedes, pero este servidor ha comenzado a tener, de un tiempo a esta parte, la extraña sensación de que disponer de licencia de colombófilo, o simplemente ser criador de palomas, te convierte en el objetivo de una jauría de gente con muy pocos escrúpulos a la que es mejor evitar como si se tratase de serpientes de cascabel.
Dar con una persona, ya sea comerciante o vendedor, con un mínimo de decencia parece harto complicado, así que si tienen la suerte de dar con una de ellas, no la pierdan de vista y pásenme su contacto."