lunes, 29 de julio de 2013

El fruto del amor

Cuando sólo hace poco más de una semana que mis palomas llegaron a Madrid, ya tengo los primeros huevos en los nidos. Estas palomas llevaban separadas todo el año, sin haber visto a un miembro del otro sexo ni en foto, por lo que la llamada de la madre naturaleza ha sido mucho más fuerte que el estrés del viaje o la extrañeza de encontrarse en un palomar nuevo y totalmente diferente al suyo. Esto empieza bien... je,je,je,je.