martes, 6 de marzo de 2012

Menudo funeral

Ayer, al llegar al club para abrir los relojes, las caras de todos mis compañeros lo dejaban claro... El primer Tenerife había pasado la línea de ser la suelta dura que todos esperábamos para convertirse en una auténtica escabechina. La gente no estaba para bromas e incluso se escucharon algunos gritos y llamadas a la "revolución colombófila"... Aunque no soy yo el más adecuado... ni en este caso ni en este club, para llamar a la calma y a la comprensión, creo que no es bueno que perdamos los nervios ni el ánimo tan pronto, que esto no ha hecho más que empezar. Como un poco de humor suele ser la mejor medicina para estos casos... aquí les dejo un ejemplo de que no sólo nosotros perdemos palomas por esos mundos de Dios.... je,je,je,je



Como el sonido no es demasiado bueno, les copio a continuación la letra de la canción, que me parece muy buena y muy aplicable al caso...

Cinco noches que lloro por los caminos,
cinco cartas escritas se llevó el viento,
cinco pañuelos negros son los testigos,
de los cinco dolores que llevo adentro.
Paloma ausente, blanca paloma,
rosa naciente.

Paso lunas enteras mirando el cielo,
con un solo deseo en el pensamiento,
que no descienda herida mi palomita,
la que viene fundida con los elementos.
Paloma ausente, blanca paloma,
rosa naciente.

Dicen un papel escrito con tinta verde,
que teniendo paciencia todo se alcanza,
una que bien la tuvo salió volando,
de su jardín, al Arco de las Alianzas.
Paloma ausente, blanca paloma,
rosa naciente.

Una jaula del aire viene bajando,
con todos sus barrotes de calaminas,
todos los pajarillos vienen trinando,
sin embargo, distingo a mi golondrina.
Paloma ausente, blanca paloma,
rosa naciente.

Voy a ponerle un traje de mariposa,
mañana cuando llegue mi palomita,
elo de dos banderas de tres colores,
y en la betania humilde de canderilla.
Paloma ausente, blanca paloma,
rosa naciente.