------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

sábado, 8 de octubre de 2011

Y ahí va la segunda parte...

Segunda parte del artículo de Ad Schaerlaeckens ("Si yo fuera el jefe..."):


SEGUNDA PARTE 
Ya he comentado que cualquier persona necesita una meta para permanecer en la colombofilia, pero esa meta no está siempre ahí. Llevamos mucho tiempo parados, sin avanzar. En los últimos años casi nada ha cambiado, para bien. Sin embargo, soy un fiel creyente de que aun hay motivos para que la gente ponga palomas o siga compitiendo con ellas. Tenemos que cambiar. Adaptarnos a los nuevos tiempos. Si yo fuera el jefe (muchos dirán,  “por suerte no lo eres”) cambiaría muchísimas cosas…

REORGANIZACIÓN
Empezaría por hacer un drástico recorte en el plan de viaje actual. Es de locos que ahora se estén organizando tres o más sueltas de más de 700 Kms. en un mismo fin de semana. Incluso sólo dos sueltas de estas características, en un fin de semana, me parecen muchas. Esto nos está llevando a la fragmentación de los bandos (menos palomas por suelta) y a presionar en exceso a colombófilos, clubes, organizadores, prensa, transportistas, esposas, hijos y… a nuestra cuenta corriente. Pienso que una carrera de este tipo por fin de semana es más que suficiente. Disfrutaríamos así de competiciones con muchas más palomas en concurso, con el espectáculo que esto conlleva, tanto en la competición, con en los encestes y en la espera. Llevan años diciéndonos que se van a reducir el número de sueltas, pero siempre es al contrario. Todo esto va contra la lógica y más cuando cada vez somos menos participantes. Tienen que estar de acuerdo conmigo en que resulta ridículo ver una suelta valedera para el Semi Nacional con sólo 300 palomas.

CONTINUANDO
También metería la tijera en el calendario del medio fondo. Lo de combinar en un mismo día un 400 y un 500 no tiene sentido. Esto era posible cuando, por decir algo, éramos tantos que se llegaban a encestar unas 80.000 palomas. Ahora, con las condiciones actuales, esto nos lleva a efectuar sueltas con un número ridículo de palomas, lo que multiplica los costes y el estrés de la gente, generando muchísima energía negativa. Hace tiempo estuve en casa de un amigo y note que la tensión en casa era tremenda, hasta que estalló la discusión, sobre palomas, por supuesto. Ella le recriminaba a él que tuviera que ir al club cuatro días en semana y él respondía que “tenía que ir” porque le obligaba el calendario de las sueltas en las que quería participar. En mi opinión, ella tenía razón. Todo el año alrededor de las palomas y condicionados por ellas y, encima, cuatro días por semana en el club…. Eso es demasiado para cualquiera.

MÁS CONTINUACIÓN
Estoy contento porque las clasificaciones separadas para hembras ya son cosa del pasado. Eso se hacía porque algunos entendían que las hembras no eran capaces de competir contra los machos, pero los datos dicen lo contrario… de seguir así, en breve será a los machos a los que tendremos que “proteger” de las hembras. Ahora sólo se mantiene la diferencia, al menos en Bélgica, entre adultos y yearlings, a la hora de las clasificaciones, pero, ¿han mirado los resultados?. ¿Deben todavía los yearlings ser “protegidos” de los adultos?. Pasa lo mismo que con las hembras, tal vez pronto sea al contrario. Luego está el disparate que aun se hace en algunas sueltas nacionales, donde hay una clasificación adicional para palomas de dos años, lo que prueba que alguien de la organización ha perdido todo contacto con la realidad. La realidad nos muestra que las palomas de dos años no tienen ninguna diferencia con respecto a las palomas más veteranas, salvo, a lo sumo, que suelen estar muy castigadas de las duras competiciones de yearlings y muchas de ellas hay que retirarlas antes de finalizar la campaña. Yo eliminaría tanto el doblaje de yearlings como el de palomas de dos años. Sólo es Bélgica la que mantiene aun estas prácticas. La única justificación que podrían verle es el aspecto económico, pues así se permiten el doble de apuestas y eso beneficia al colombófilo. En cualquier caso, sé que es muy difícil decir adiós a las tradiciones, especialmente en Bélgica, pero si miran los resultados estarán de acuerdo conmigo. Los tiempos cambian. Las palomas adultas ya no son superiores, incluso diría más, en agosto son totalmente inferiores a los pichones del año. Si yo fuera el jefe, solo habrían dos tipos de clasificaciones en las sueltas: pichones del año y el resto de palomas.

Y AUN MÁS
Y esto no acaba aquí. Debido a la reducción del número de colombófilos y, en consecuencia, también del de palomas, es necesario reorganizar, además, las sueltas de velocidad. En este caso son medidas de extrema urgencia, que hay que tomar ya mismo y no dentro de cinco años, si no queremos acabar con las ratas del cuento del Flautista de Hamelin… caminando como borregos hacia una muerte segura. Dos sueltas de velocidad cada domingo  estaban bien cuando encestábamos 100.000 palomas, pero los tiempos han cambiado y se ve muy fácil con sólo mirar las clasificaciones actuales:
- Quiévrain yearlings: 37 palomas encestadas.
- Quiévrain adultos: 9 palomas encestadas.
- Noyon yearlings: 39 palomas encestadas.
- Noyon adultos: 12 palomas encestadas.
Yo pondría cada domingo una sola suelta de velocidad, desde unos 200 kms. y sacaría una sola clasificación conjunta de yearlings y adultos. Sé que hay mucha gente que tiene la misma preocupación que yo al respecto, pero hay que empezar a moverse antes de que ya no haya solución.

GRANJEROS
Muchos habrán oído lo mismo que yo. Cada vez hay más frustración entre la gente por el tremendo aumento de los llamados “granjeros” (palomares que encestan palomas como si fueran auténticas granjas). Colombófilos que encestan solo tres palomas y las meten en el porcentaje son ignorados por la opinión pública, mientras que los periódicos y las revistas alaban a aquellos que han conseguido meter 30 en el porcentaje, aunque sea a costa de encestar 70 en la suelta.  No tengo nada contra estos “encestadores masivos”, incluso, muchos de mis mejores amigos lo son, pero una competencia justa dista mucho de esto. No hay forma de explicarle a nadie que en nuestro deporte un aficionado con 4 palomas puede tener que competir contra uno que encesta 100. Hay que poner límites a esto. Es de locos ver como se llevan toda la publicidad algunos colombófilos por ganar, por ejemplo, un primer premio nacional con su 86º designada. Ya sé que entre más palomas, más barato resultan los transportes, pero lo que yo propongo es que este tipo de palomares, que gustan de viajar muchas palomas, deban hacerlo separándolas en equipos. Si, por ejemplo, el límite de cada equipo fueran 30 palomas y él encestara 80, yo sugiero que se haga así:
- Las 30 primeras de la lista, al primer equipo.
- Las siguientes 30, al segundo equipo.
- Las restantes 20, al tercer equipo.
De esta forma el no podría ganar el 1º y 2º puesto de la suelta con sus designados 8º y 67º, lo cual es realmente frustrante para la mayoría, y muchos pequeños palomares podrían demostrar su calidad y recibir la atención que se merecen.

LOS PERIÓDICOS
La prensa también tiene parte de responsabilidad en todo esto. Por ejemplo, deben parar de encumbrar a colombófilos que no son capaces de meter ni el 50% de sus palomas dentro del porcentaje y evitar hablar de resultados sin mencionar el número de palomas encestadas por esa persona, para mí eso es algo deshonesto. El sistema actual permite a cualquier competidor encestar tantas palomas como quiera, eso puede ser, incluso, 400 palomas en una suelta, lo que resulta frustrante para la mayoría y si perdemos a esa mayoría, perderemos el deporte de las palomas.
En Bélgica es legal participar en varios clubes al mismo tiempo y hay colombófilos que se inscriben en clubes de áreas muy distantes para poder participar en múltiples competiciones diferentes. Luego lo que hacen es encestar para unos u otros puntos de suelta en función del viento que sople, buscando en qué suelta puede estar más beneficiado. Esto también perjudica mucha al deporte y a la competición limpia. Yo  no le voy a decir a nadie dónde tiene que competir, pero sí debería exigírsele que sólo pueda participar en un club por temporada. En otros países ya funciona así.

CONCLUSION
Para terminar, quiero hablar sobre los campeonatos nacionales y sociales. Si yo fuera el jefe, no me gustaría que todas las sueltas contaran para calcular el resultado final del campeonato. Por ejemplo, hay ocho sueltas de medio fondo, pues sólo seis de ellas contarían para el campeonato. Esto significa que tú te puedes perder alguna suelta de forma ocasional o que no pasará ningún desastre si ese día te falla el reloj, pero, como decía al principio, yo no tengo demasiada influencia en todos estos temas… y de ello se alegrarán, especialmente, los “granjeros”, aunque tengo que decirles que, si ellos se sienten preocupados y tienen miedo, porque creen que no podrán ganar ninguna suelta con “sólo” 30 palomas, para mí son sólo  “ “pseudo campeones”.
                                                                                                                                                                                                                                                                        Ad Schaerlaeckens

No hay comentarios: