------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

sábado, 30 de mayo de 2020

La nueva normalidad colombófila

Como era de esperar, la "nueva normalidad", para gran parte de la colombofilia nacional, no ha supuesto demasiado cambio con respecto a la "antigua normalidad", es decir, han seguido siendo "borregos" de sus federaciones (nacional y sus correspondientes regionales) y se han limitado a esperar que estas les resolvieran el problema de cómo y cuándo competir en 2020. Con esta forma de proceder estaba claro que se iba a cumplir al 100% la famosa máxima de Albert Einstein, que dice algo así como: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.  Esto en nuestra colombofilia ya es todo un clásico. Te hartas de ver a muchísima gente que no solo no luchan por salvar nuestra afición sino que además se dedican a poner peros a todo lo que los demás intentan hacer en pro de mejorar las condiciones en las que se desenvuelve nuestro deporte.

En mi caso personal he tenido claro desde el primer día que leí la nueva legislación vigente que una vez alcanzada la Fase I se podía volar sin ningún tipo de problemas a nivel social. He comentado esta idea mía con decenas de colombófilos y el noventa por ciento de ellos se han limitado a decir... "si la federación (nacional/regional) dice que no podemos volar, entonces tenemos que dar por acabada la campaña y pensar ya en 2021". Es triste decirlo pero no me he encontrado con nadie que tuviera la capacidad crítica de pensar algo del estilo... "¿y si esta gente se está equivocando en su interpretación y realmente sí que podemos volar?". Luego estaban aquellos que me decían... "deja trabajar a las federaciones, que ellos ya están gestionando el problema con las autoridades". Estos diría yo que son los peores, porque para colmo muchos de ellos una vez que conseguimos los permisos para volar me llamaron para decirme sin rubor: "déjame tus permisos para usarlos nosotros también en nuestros vuelos". Manda cojones... primero me dejas sólo, me invitas a que no haga nada y ahora quieres mis permisos de vuelo... venga ya.

Nosotros en Madrid, que aún seguimos en Fase I, estamos volando a nivel social con total normalidad y plena legalidad. Esto lo hemos logrado a base de iniciativa privada... sin federaciones de por medio. El procedimiento fue muy sencillo. Revisando la documentación que iba publicando el CSD vi que habían habilitado un buzón de ayuda para "deportes especiales", mediante el cual se comprometían a responder consultas sobre cómo podía afectar la "nueva normalidad" a la práctica de esos deportes que no son fútbol, baloncesto o similares. Como está clarísimo que nuestro deporte es de lo más especial que hay en este mundo, comenté la existencia de este buzón a varios presidentes regionales e incluso a un directivo de la Nacional, informando adicionalmente de su existencia en el Foro de Carlos Márquez, una de las webs de colombofilia más visitadas dentro del mundo de habla hispana.  La idea era darlo a conocer al máximo de gente posible y dejar que nuestros dirigentes gestionaran mediante dicho buzón el que se nos permitiera volar lo que restaba de campaña, pero ya saben cómo se las gastan nuestros gestores... que sólo se mueven cuando hay que posar en la foto con algún secretario de estado o para bailar en una discoteca de Bruselas, el mismo día que el equipo español era descalificado de la Olimpiada de Bélgica (seguro que se acuerdan de esa historia). Después de dejar pasar unos días y viendo que nadie parecía interesado en restaurar nuestros derechos deportivos, me decidí a escribir yo directamente al Consejo Superior de Deportes. No me andé por las ramas... envié un escrito corto y conciso. Les comenté en qué consistía nuestro deporte (porque daba por hecho que no sabrían ni qué era la colombofilia) y cuál era nuestra forma de competir. Adicionalmente, relacioné cada una de nuestra actividades con los distintos supuestos de actuación incluidos en la normativa vigente. No adorné el escrito ni un ápice. No me interesaba mentir al CSD o venderles una realidad adornada, porque eso me llevaría a tener un documento que no sería sostenible ante la autoridad. En resumen y para no cansarlos más, envié el escrito un miércoles por la mañana y tenía la contestación en mi correo el jueves a mediodía. Poco más de veinticuatro horas para que el CSD se pronunciara y la respuesta era afirmativa. Nos decían que SÍ podíamos volar en Fase I, que no había problema y que nuestro deporte y forma de proceder cumplía con la normativa vigente. Ya ven que sencillo... esto mismo es lo que se supone que nuestra Nacional y nuestra regionales estaban gestionando desde hacía semanas. ¿Qué quieren que les diga?. Tengo toda la impresión de que aquí nadie había movido ni un dedo, porque de ser así el CSD me habría respondido que ya lo estaban tratando con tal o cual federación, pero no... no mencionaron a nadie, sólo dijeron que podíamos volar. Gracias a este documento este finde soltaremos desde Extremadura y el siguiente desde Andalucía o quizás Portugal... mientras que, lamentablemente, el resto de España (salvo honrosas excepciones) se quedará en casa viendo sus palomas en el palomar... espero que esta lección nos sirva para escarmentar y aprender de una vez por todas que si quieres resultados diferentes debes cambiar tu forma de actuar... je,je,je,je,je

No hay comentarios: