------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

martes, 30 de octubre de 2018

Primer día de paz

Después de unas semanas de locura... por fin ayer tuve el primer "día de paz" en mucho tiempo en mi palomar. Antes de "entrar en harina" había pensado hablarles brevemente del IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario) y de como este organismo público prevaricó sin rubor para favorecer a la empresa privada AEMA Hispánica (nueva adjudicataria de la explotación de la finca pública El Encín, donde se ubicaba anteriormente mi palomar), de manera que esta pudiera, mediante técnicas al más puro estilo de los "fondos buitre" cuando desalojan a los inquilinos "no deseados", echarnos de nuestros palomares casi sin dejarnos recoger  nuestras palomas y forzándonos a dejar gran parte de nuestras pertenencias allí... pero saben lo que les digo... que paso de todo eso... Esta ya es una etapa cerrada y ahora sólo quiero enfocarme en cosas positivas y mirar con optimismo al futuro centrándome en mi nuevo palomar y en mi equipo de viajeros para el 2019.  En estos momentos tengo cuarenta y un pichones listos para competir el próximo año. Algunos ya habían volado en el palomar anterior, pero no demasiado, otros ya son grandes, pero jamás volaron en el palomar anterior, y por último tengo otro grupo de pequeñines que nacieron en el palomar antiguo pero se pasaron directamente al nuevo en el momento del destete. Ayer salieron a volar por primera vez y esta  mañana tenía treinta y tres de los cuarenta y uno que les comentaba. Es curioso ver que entre los ocho que faltan hay de todo... hay pichones grandes, de enero, que aun estando con pichones en el nuevo palomar han desaparecido... supongo que intentando volver a su palomar de nacimiento. Luego también faltan algunos de los más pequeños, que llegaron al nuevo palomar con poco más de treinta días... que vete a saber a dónde habrán ido a parar. Como se puede comprobar... por mucho método que apliquemos y por muchos trucos que pongamos en práctica, cada paloma es un mundo. Ahora toca seguir volándolos, hasta que por aquí llegue el "invierno de verdad", y esperar que aparezcan algunos de los desertores. Sinceramente, hoy me siento bien... je,je,je,je... así que los dejo con un tema para la ocasión... "I feel good", de James Brown, sonando como parte de la BSO de "Good Morning, Vietnam" ;)





miércoles, 3 de octubre de 2018

Una historia increíble... pero por lo malo

Yo en estos días ando de mudanza... porque gracias al destino he conseguido un palomar mucho más cerca a mi casa. Estaba yo tan ilusionado con mi nueva "casita de palomas" que no me importaba el tener que estar a dos fuegos atendiendo los dos palomares... a los del nuevo y a los del viejo que aún no tenían hueco en el nuevo emplazamiento (distan casi cuarenta Kms. entre sí). Iba yo de sueño en sueño pensando si mis pichones se adaptarían al nuevo palomar, a pesar de ya haber volado en el viejo, si la nueva ubicación sería buena o mala, si el palomar de reproductores debía mirar al sur o al este... cuando hoy me despertaron por la vida de la "hostia en la boca". Cuando llego al que ahora es el "palomar viejo", que se encuentra ubicado en una finca propiedad de la Comunidad de Madrid, el vigilante de la misma me indicó que tenía orden de la nueva empresa explotadora del recinto de no dejarme entrar. A nosotros nos habían indicado hará un mes que no querían que siguiéramos porque en palabras textuales "no entramos en sus planes de negocio" pero que podríamos salir poco a poco, según encontráramos otro acomodo, y que mientras nos indicarían una cuota que pagar como alquiler de las instalaciones. Todo dentro de lo que cabe muy normal y civilizado, pero la sorpresa llegó hoy cuando sin más miramientos ni explicaciones nos impiden acceder a los palomares, por lo que las palomas hoy no han comido, ni retirar nuestros enseres personales que no son pocos pues estoy allí desde hace casi cinco años. El propio vigilante viendo la locura que nos estaban haciendo decidió llamar directamente a la directora del la empresa que gestiona la finca y la respuesta de la señora fue de traca... no se puso al teléfono conmigo y sólo aceptó hablarle al guarda... dijo que ni para poner agua y comida podíamos acceder y que además le iba a colgar porque ella no atiende a nadie fuera de su horario de trabajo... manda huevos.

Ahora toca lanzarnos a la guerra de los abogados y los despachos... pero este vicio lo llevo muy dentro y no me voy a rendir sin dar guerra, se los aseguro... je,je,je,je,jee