martes, 8 de marzo de 2016

Cataluña arde

Cataluña lleva tiempo revuelta... y no hablo de política, sino de palomas. No había querido tocar el tema porque la verdad es que me pilla lejos y no me gusta nunca hablar de oídas y menos en asuntos tan sensibles como este, pero ayer tuve la oportunidad de leer el contenido de las denuncias que ha presentado la regional catalana ante la RFCE contra un grupo de sus asociados y la verdad es que es de pena, por no decir que es de juzgado de guardia, lo que se plantea en dichos escritos. Es grave lo que pide la catalana, pero también es sangrante que el actual reglamento de la RFCE ampare denuncias como estas. Cuando digo que las ampara me refiero a que es muy factible que tirando del literal del actual reglamento estos colombófilos puedan ser sancionados, pues el artículo aducido por la catalana para fundamentar su denuncia pone así (transcribo directamente del expediente):

"Se considerarán como infracciones muy graves a las reglas deportivas o a las normas deportivas generales (...) participar en actividades colombófilas no organizadas ni controladas por la RFCE"

Es decir, que te pueden sancionar por participar en cualquier actividad colombófila que no organice la RFCE... ¿en serio?. Suena a locura y de las grandes y más teniendo en cuenta que hablamos de una suelta regional. Una suelta donde sólo vuelan socios catalanes y que, por tanto, no es una prueba nacional y como el deporte está totalmente transferido desde hace años a las comunidades autónomas, la reglamentación de la RFCE no pinta nada en este intento de "vendetta" a la catalana. Siendo canario y mal pensado incluso me atrevería a decir que este tipo de articulado nació como parte de la estrategia "Anti-Canarios" que en su día montó la RFCE y que ahora les vale a algunos para intentar pasar por la quilla a un grupo de socios catalanes que se han limitado a organizar un concurso de palomas y a disfrutar con él. No en vano el denunciante ha sido durante años uno de los adalides de esa lucha contra la Federación Canaria de Colombofilia. Seguro que si aplicaran esta norma a todos los colombófilos del resto de regiones de España se quedaban más solos que la una en la RFCE. Siendo este artículo una "aberración deportiva" de primer nivel no se quedan atrás tampoco las penas que te pueden aplicar en caso de declararte culpable de haberlo infringido (vuelvo a copiar de la comunicación remitida a los colombófilos):

"... ser sancionados en virtud del art. 218 del citado reglamento general con: a) inhabilitación a perpetuidad de la práctica de la colombofilia deportiva, b) suspensión o inhabilitación temporal de uno a cuatro años de la licencia federativa, que lleva consigo la pérdida de antigüedad colombófila, la no participación de sus palomas en actividades deportivas y la prohibición expresa de anillar palomas con las reglamentarias de la RFCE durante este tiempo y a su nombre, c) descalificación en concursos y exposiciones y retirada del premio, trofeo y diploma si se hubiesen obtenido"

Como pueden comprobar todo muy proporcionado... te montas una suelta con un grupo de amigos... te repartes unos trofeos y te echas una copas en la ceremonia de reparto de premios y la RFCE en lugar de alegrarse por la salud de la colombofilia en tu zona te puede inhabilitar a perpetuidad... joooerrrr ahora entiendo por qué en los "países civilizados" las federaciones (nacionales o regionales) están relegadas a un segundo plano o incluso no existen, como en Inglaterra, porque es que son un auténtico cáncer para nuestra afición con su obsesiva necesidad de controlarlo todo, de regularlo todo, de querer ser siempre la novia en la boda y el niño en el bautizo... yo no les pido que me ayuden... me conformo con que me dejen en paz.