miércoles, 21 de enero de 2015

A vueltas con la Ley...

Anda últimamente revuelto... aun más de lo habitual... el "plató" del Sálvame de la colombofilia canaria... entiéndase columcanaria.com, en este caso a cuenta de la Ley de Protección de la Paloma Mensajera, que para los no iniciados es la Ley que rige la práctica de nuestra afición en "todas" las Islas Canarias. Entre otras historias que pueblan la citada web, releo como de forma cansina se reiteran argumentos como este que copio al azar de una de sus últimas publicaciones:

"Y La Ley 4/2011 engaña también a los colombófilos canarios, cuando dice que la Nacional ha de homologar la anilla canaria cuando se quiera participar, con ella, en eventos oficiales de carácter Nacional. Algo que no obliga a la Nacional al no tener competencias para ello el Parlamento Canario, tan solo competente a legislar para Canarias."

En mi opinión el texto legal es claro y meridiano, pero por si alguien no lo ha leído y tiene la tentación de dejarse llevar por estas arengas más propias del "Aló Presidente" de Hugo Chávez creo que es conveniente aclarar algunos aspectos.... y para ello nada mejor que un ejemplo real. Si los colombófilos de Tenerife, por decir algo, sueltan el Nacional de pichones desde Gran Tarajal (Fuerteventura - Islas Canarias)... creo que es muy evidente que eso es una suelta en Canarias, donde compiten exclusivamente colombófilos canarios... y por tanto está amparada legalmente por el control de la Federación Canaria de Colombofilia, aun cuando la prueba la organice la Federación Nacional. Dicho organizador, en este caso la Nacional, deberá cumplir por tanto todas las normas que estén vigentes en el territorio en el cual se desarrolla la prueba... por muy federación nacional que sea, pues no puede situarse por encima de la ley que rige la práctica de la colombofilia en las Islas Canarias... ni de ninguna otra normativa que esté vigente en nuestra región. Siendo así, es lógico que la Nacional tenga que homologar la anillas canarias para dicha prueba, pues de no hacerlo nadie podría volar el citado nacional, pues para competir en Canarias se requiere la anilla canaria (o, en su defecto, las anillas que estén habilitadas por la Federación Canaria de Colombofilia en cada momento de acuerdo a la normativa vigente). Si no las homologan y, por tanto, no admiten dichas anillas, aplicando estrictamente la ley se quedarían sin participantes. Como es lógico, nuestro parlamento sólo puede legislar en Canarias y eso es lo que ha hecho... legisla sobre los eventos colombófilos celebrados en Canarias y dice cómo deben ser los mismos... sin importar quién los organice. Evidentemente, el legislador no estaba en ningún momento pensando en aplicar dicha norma fuera de Canarias para que, por ejemplo, un señor de Albacete pueda volar nacionales con nuestras anillas dentro de su región.