viernes, 18 de julio de 2014

Locos como nosotros... tercera parte

Tercera parte del documento donde se continua narrando cómo se organizó en Inglaterra su primera participación en el Internacional de Narbona...

En cuanto a resultados y apuestas dividimos la suelta en 13 secciones, que son las mismas que emplea la RPRA en sus competiciones dentro de nuestro país. De esta forma tantos los organizadores como los competidores tenían claro cómo se sacarían los resultados, porque ya estaban acostumbrados a competir con esa estructura de secciones. Sólo establecimos apuestas a nivel de sección porque pensamos que era lo más justo, es decir, sólo se podían establecer apuestas en relación a los resultados de la sección donde cada uno estaba encuadrado. Las apuestas podían ser de £2, £5, £10 y £20, con un designado de £5. Además, habían también dos apuestas especiales a las mejores series de dos palomas comprobadas. Una para la serie de dos palomas con mejor velocidad y otra para la mejor serie de dos designados. En ambos casos el premio era único, es decir, el mejor se lo llevaba todo. Luego tuvimos varios premios especiales donados por colaboradores y compañeros que quisieron potenciar y promocionar nuestra competición, así  pudimos ofrecer:

·        £100 al colombófilo con la mejor serie de dos palomas, sin importar la distancia de su palomar. Ofrecido por Ted Bennett
·        £100 al colombófilo con la mejor serie de dos palomas, siempre que su palomar estuviera situado a una distancia de más de 1.100 Kms. Ofrecido por Brian Noon.
·        £100 y trofeo para la paloma que hiciera la máxima velocidad de entre las que tenían que volar más de 1.100 Kms. Ofrecido por Derek Partridge.
·        £100 para la paloma con major velocidad de la ciudad de Basildon. Ofrecido por la empresa “The Estuary”.

Antes de seguir, me gustaría recalcar que la motivación principal de organizar esta prueba era que la misma fuera un “OPEN” donde todos los colombófilos del país tuvieran la posibilidad de participar en una suelta internacional. Cuando digo “OPEN” lo hago en el sentido más auténtico y real de lo que significa esta palabra... sin límites, sin fronteras, sin licencias, sin pago de cuotas por adelantado y especialmente sin politiqueos. La filosofía que planteamos era muy sencilla. Elija su lugar de enceste preferido, el que le venga mejor, preséntese con los impresos de participación correctamente rellenos y disfrute de sus posibilidades de ganar una de las sueltas internacionales más importantes de toda Europa. En la actualidad, salvo el selecto grupo de miembros del BICC (British International Championship Club), que incluye en su calendario cinco sueltas internacionales entre las que destacan sus dos joyas de la corona: Barcelona y Pau), nadie más en Inglaterra puede “saborear” lo que supone la competición internacional. Por ejemplo, en el caso de Narbona la última vez que Inglaterra participó fue en 1979 y, si no me falla la memoria, el ganador fue Dave Delea.

Llegó el momento de ver cuál sería la respuesta de los colombófilos a todos nuestros esfuerzos y tras un duro día de recoger palomas por todo el país, en seis locales de enceste diferentes (Stockport, Ringstead, Basildon, Salisbury, Horndean, y Whitstable), teníamos en nuestro camión 148 palomas enviadas por 56 colombófilos. No era necesario analizar demasiados datos para darse cuenta de que las cifras de participación no eran muy alentadoras. Algunos nos dijeron que no habían enviado palomas porque esta suelta llegaba demasiado tarde en el calendario de competiciones y otros porque venía justo después de varias sueltas que habían sido muy duras, como el NFC Tarbes, por ejemplo. A pesar de todo ello, pienso que una vez que se publicaron las clasificaciones de la suelta quedó demostrado que aunque nos faltó cantidad no sobró calidad. Grandes palomares ingleses mandaron a Narbona lo mejor de sus equipos de vuelo, palomas con mucha experiencia en sueltas de gran fondo, y eso se notó en los resultados de la suelta.


Continuará...