lunes, 8 de abril de 2013

Y esta mañana...

La tercera de altamar llegó durante la mañana de hoy lunes, poco después de las 08:30. Una hembra rodada descendiente, una vez más, de las viejas líneas de Francisco Sanabria (Gran Canaria) y Manuel Abrante (Tenerife). En su pedigree, varias palomas viajadas de gran fondo en Canarias... Casablanca, Safi, Tan-Tan, etc. En resumen, más de lo mismo... je,je,je,je... "palomas de la tierra", como despectivamente las llaman en nuestras Islas algunos "bobilines", aspirantes a colombófilos.

A pesar de tanto lustre y de tanto nombre de sueltas míticas en su pedigree, me gustaría destacar de entre sus antepasados a una paloma que jamás pisó la costa africana. Me refiero a su madre, "la roja vieja". Esta paloma (Sanabria 100%) fue una pichona nacida en mi casa en 2003, la cual estuvo viajando por la línea norte, dirección La Palma, hasta el pasado año 2012, cuando la paré a mitad de campaña, porque se partió un ala... no por decisión propia... je,je,je,je. Hasta ese día, a pesar de los años, era siempre paloma puntera en mi casa, tanto en los concursos como a la hora de salir a entrenar sobre el palomar, donde era fácil de identificar dentro del bando, pues casi no tengo rojos en mi colonia. Los que compiten en Gran Canaria saben lo que significa que una paloma haga nueve campañas, sin parar, en dirección a La Palma (230 Kms.). Eso, a pesar de la poca distancia que les puedan parecer los 230 Kms., está al alcance de muy, muy pocas palomas por estos lares... y menos aun si hablamos de un palomar pequeño, como es el mío, donde las palomas buenas no se pueden "esconder", porque semana a semana hay que ir a la cesta... ya que el banquillo suele ser corto... y malo... je,je,je,je.

En estos momentos, tengo de vuelta tres de las cuatro enviadas a altamar... y, como siempre suele pasar, falta justamente la que para mi era la mejor... una hembrita preciosa, también de los negros de Sanabria. Bueno, me consolaré pensando que, puestos a tener palomas "por fuera", mejor siempre que sean de las buenas... porque así puede uno estar más ilusionado y confiado en que regresarán... je,je,je,je.