domingo, 7 de abril de 2013

La recompensa

Hablando hace unas semanas con un compañero de club, un tipo veterano en esto de la colombofilia, me relataba la gran emoción que hace años había sentido al comprobar tres palomas juntas desde Sidi Ifni. La verdad que parece increíble como tres animalitos pueden permanecer volando juntos durante más de 500 Kms.

Yo esta tarde no he conseguido llegar a tanto... pero me he podido dar un buen "gustazo" al comprobar dos palomas juntas en el primer altamar insular de este año, desde algo más de 430 Kms., en dirección a Cádiz.

La primera que pasó por el reloj, diez segundos antes que la segunda, es otra descendiente más de las viejas palomas de Manuel Abrante, de Tenerife, que en mi casa ya han dado muchas alegrías, especialmente en las sueltas de fondo y gran fondo. Mirando el pedigree de esta paloma encontramos que su padre ya viajó de altamar, su abuela de Cabo Ghir, su bisabuelo de Jadida, dos de sus tatarabuelas desde Cabo Jubi y una de sus "retatarabuelas", o como se diga, desde Sidi Ifni... ya saben lo que siempre digo: hijo de gatos... caza ratones... por coj... je,je,je,je.

La segunda ya la conocen, porque no hace mucho he hablado de ella en esta misma página, pues fue la primera comprobada en mi casa en el Open de Isas Canarias, disputado en enero de este mismo año. En este enlace les dejo lo que comentaba sobre ella en aquel momento... Isas. Esta pichona es una descendiente directa de las palomas de campeón grancanario Carmelo Ponce.

Mañana colgaré algunas fotos de estos dos "caracoles".... que se han pasado todo lo que va de campaña "escondidos" en el fondo de las clasificaciones sociales, a la espera de que llegaran las "etapas de montaña"... je,je,je,je