lunes, 3 de septiembre de 2012

Y ahora los gastos...

Siguiendo con el tema que había iniciado más abajo, sobre qué nos cuesta y qué nos da nuestra Federación Insular, vamos ahora a ver la parte del presupuesto correspondiente a los gastos, es decir, en qué se gastan nuestro dinero. Estos son los epígrafes que figuran en el presupuesto 2012 de la Federación Insular de Gran Canaria....

  • Alquiler……………....................................... 1.250,00   euros. 
  • Teléfonos, fax, internet………………………. 2.500,00   euros. 
  • Contabilidad…....…………………………… 1.500,00     “ 
  • Cálculos insular y regional……………………  2.400,00    “ 
  • Personal administrativo……...………………   1.800,00     “ 
  • Luz…………………………………………      100,00      “ 
  • Agua…………………..…………………..         50,00      “ 
  • Material de oficina…………………..…….        400,00      “ 
  • Correos………………………...…………          50,00      “ 
  • Locomociones……………………………         400,00       “ 
  • Relaciones Públicas (entregas de premio )….     2.000,00      “ 
  • Trofeos………...........…………………….     2.000,00      “ 
  • Varios……………….…………………….        664,00       “   

Aunque estos datos son imposibles de comparar con el resto de Federaciones Insulares, pues ninguna otra hace el sano ejercicio de transparencia que supone el publicar sus presupuestos, lo cual podría haber sido un buen punto de partida para empezar a analizar si las citadas cifras son o no "realistas", en un primer examen me llama mucho la atención, sin entrar en los importes de las partidas, que la mayor parte de las mismas se derivan de la propia existencia de la Institución, más que de los servicios que aporta a nuestra colombofilia, es decir, son costes fijos... o casi... derivados de actividades burocráticas, administrativas y estructurales, pero que no ofrecen un valor claro, directo y rotundo para el colombófilo. En resumen, son gastos sin los que podríamos existir y competir perfectamente en nuestra Isla. Me refiero a conceptos como alquileres, contabilidad, personal administrativo, luz, agua, material de oficina, teléfono, etc... los cuales suponen bastante más del 50% del presupuesto diseñado para este año. Estos importes se pagan, simplemente, porque tenemos una Insular, por su mera existencia, y se supone que tenemos una Insular porque nos da un servicio que nadie más podría darnos... o, al menos, nadie nos lo daría en mejores condiciones, pero pienso que esa hipótesis, en la actualidad, es totalmente falsa. Si partimos de que la misión fundamental de una Insular es vertebrar la competición dentro de su Isla y ahora son los clubes los que....

  • Recogen, en sus propios locales, las palomas de las sueltas insulares.
  • Fiscalizan y dan fe de la legalidad de los encestes de las sueltas insulares.
  • Transportan las palomas hasta los puntos de agrupamiento de las sueltas insulares.
  • Recaudan el dinero abonado por los socios para pagar las sueltas insulares.
  • Emiten la documentación relacionada con el enceste de las sueltas insulares.
  • Abren los relojes y sacan las comprobaciones de las sueltas insulares.
Visto lo visto... ¿de quién son entonces esas sueltas?. Yo creo que la respuesta es sencilla y directa... de los socios y de los clubes. La Insular sólo está suponiendo un "escalón más" en nuestra organización, que duplica sus estructuras con las de los clubes y no aporta valor añadido al proceso. Entonces... ¿para qué necesitamos tener una Federación Insular?. ¿No sería más fácil dejar que sean los propios clubes los que organicen las competiciones a nivel insular?. No hablo de fragmentación en la organización, sino de todo lo contrario. Hablo de agrupaciones de clubes encaminadas a la organización de eventos colombófilos concretos, de nivel insular y a lo largo de todo el calendario competitivo de nuestro Archipiélago. Algo similar a lo que se hace ahora en las sueltas de pichones de otoño o como se hacía hace años con el Open desde Madeira. Yo lo veo sencillo, factible y, además, mucho más operativo, porque otro de los grandes "pecados" de las Federaciones a la hora de gestionar y organizar competiciones son lo restringidas que se encuentran a causa de la presión que ejercen sobre sus directivas las asambleas generales y, a través de ellas, los numerosos grupos de presión que se dan cita en estos órganos de decisión. Evidentemente, esta idea parte del concepto fundamental de que las cosas se pueden hacer de otra manera a como las hemos venido haciendo en los últimos 60 años, es decir, no hay que partir de los calendarios actuales ni sentirnos obligados a nada a la hora de fijar las sueltas que se darían. Si un club considera que hay demanda para dar seis.. o diez... o quince sueltas de Lanzarote en un año, por decir algo, pues adelante, probablemente los que ahora compiten en esas distancias y ven que nuestra Insular sólo les ofrece dos sueltas en el Campeonato Insular de Velocidad verán las puertas del cielo abiertas y podrán disfrutar de sueltas insulares durante varios meses al año en su distancia favorita. Es, simplemente, la búsqueda del "disfrute" en la colombofilia. No habría que montar complejos campeonatos, interclubes o historias similares.... o sí.... si los socios de algunos clubes lo desean para si mismos, pero yo hablo básicamente de establecer un calendario de sueltas y que cada una de ellas la organice un club o grupo de clubes. Sería una competición abierta ( eventos open), enfocada suelta a suelta, con una clasificación única para todos los participantes y luego todas las clasificaciones paralelas que se deseen... sociales, por zonas o por Islas... si fueran varias Islas a la misma suelta. Esto no es inventar nada... es ver simplemente lo que se hace por esos mundos de Dios e intentar aprovecharlo en lo posible para que esto de la colombofilia en Canarias sea algo para disfrutar... y no que sufrir... sólo eso.

Luego me desperté y todo seguía igual que hace 60 años.... je,je,je,je,je.... que se le va a hacer ;)